Seguramente has escuchado de personas que conoces la frase “Merezco ser feliz”, “Merezco tener relaciones armónicas” o “Merezco ganar mas dinero”". Estuve pensado que esa frase es como un reclamo que tiene sentido cuando observamos la enorme insatisfacción y en muchos de los casos también existe un profundo resentimiento a la vida. Como si merecer fuera un derecho natural que incluso hasta lo exigimos.

pensarAlguien dijo por ahí que cada quien tiene lo que se merece. Hay mucho de cierto en esta frase ya que si mereciéramos algo mejor ya lo estuviéramos viviendo. Que nos hace merecer lo que tenemos?. Hay varios aspectos a considerar, pero lo cierto es que no tiene que ver con la nacionalidad, la suerte ni por el hecho de ser un humano.

Cierto es que todos tenemos un enorme potencial de realizar, crear y transforman nuestra vida y nuestro entorno, pero es algo que hay que trabajar, cultivar y educar todos los días.

Un aspecto muy importante a observar es la manera en como pensamos. Los pensamientos generan emociones y las emociones generan acciones y las acciones generan los resultados  o sea, los merecimientos. Pocos se han puesto a pensar en tomar la responsabilidad de lo que vive y en su lugar busca culpables de su situación o justificar a través de excusas lo que le sucede. Generalmente ese tipo de personas son poco responsables de lo que les pasa, siendo manejado la mayor parte del tiempo por una estructura mental poco ordenada y carente de compromiso en lo que se hace.

Son personas que son víctimas de su propia mente, pero no es fácil darse cuenta de esto, de ahí se derivan frases  como “así soy y que”. Donde queda la capacidad de darle dirección a nuestra vida? Como podemos desde ese modelo desordenado, sin dirección y disciplina crear una vida feliz?. No se puede, pero aun así seguimos repitiendo, Merezco…, como si merecer fuera gratis.

Como se puede tener éxito en un negocio si creemos que los resultados llegarán de manera gratuita solo por entusiasmarnos por un producto o gurú del marketing?

Quitarnos las ilusiones y las distorsiones de nuestra propia naturaleza, es todo un reto. Fácil no es; requiere decisión, disciplina, coraje, voluntad, fortaleza, educación, tenacidad y alguna otra cosilla por ahí,

Pero el punto de partida será primero darnos cuenta que estamos “atorados” en nuestro proceso y que en la mayoría de los casos necesitamos de un apalancamiento externo que mueva las fibras de nuestro interior para echar a andar la maquinaria de la creatividad y de las acciones que crean lo que deseamos o queremos.

A veces una experiencia fuerte de la vida nos hace dar un salto a una nueva posibilidad de crear y de sentir que podemos hacer lo que antes no tenía sentido o tenía poca importancia, que sucede entonces?, tenemos un impulso que puede ser sostenido y enfocado, o ser lo que llamamos México “una llamarada de petate”, es decir muy animosos unos días o semanas y después regresamos a nuestros patrones anteriores.

Otro punto que nos puede hacer movernos de manera sostenida, es la información, la educación, la cultura, que generalmente viene acompañada con una profunda asociación de ideas  que pueden ser verdaderamente reveladoras y presentarse como dirían los psicoterapeutas, tener un “inside” o un “darnos cuenta“, una especie de iluminación interior que nos mueve y nos anima a seguir descubriendo nuevas posibilidades de pensar y crear. Un peligro que puede venir el algunos casos es quedarnos como unos excelentes “pensadores” que tienen respuestas para casi todas las cosas, pero…sin acción o muy poca. Hablamos bonito pero no se parece a lo que hacemos. Hay que tener cuidado de no caer y quedarnos en este punto, ya que la vida se puede ir yendo entre los dedos.

Lo cierto es que cuando suceda ese “darse cuenta” que nos mueve y nos anima, que aunado a una buena claridad de lo que queremos nos lleve a nuevos puertos a nuevas montañas de logros y de hechos bien hechos.

Creo que ahora podemos darnos cuenta que los logros son merecimientos, y estos son de acuerdo a nuestra acciones y no a lo que suceda “accidentalmente” en nuestra vida.

Los merecimientos no so golpes de suerte. chica_observandoSon el resultado de un camino, a veces largo, de claridad, enfoque y continuidad en nuestros proyectos y planes de acción definidos sin flaquear y sin distracciones comunes.

Entonces, ¿Como podemos tener un enfoque sostenido y una continuidad en la búsqueda de lo que queremos?…..Disciplina es la clave del trabajo sostenido. A veces es una palabra que incomoda a muchos por tener malas experiencias en la niñez, en la que eran obligados a hacer algo que no querían. Pero la disciplina no debe sentirse como una obligación  sino como una elección libremente aceptada. Hay que meditar en ello, pero de eso hablaremos en otro artículo.

Por ahora te recomiendo que revises lo que estas haciendo, descubre cuáles son tus pensamientos recurrentes. A que le dedicas mas tiempo. En que se centran tus conversaciones. Porque no estas donde querías estar?No tienes lo que creíte que te merecìas?. Revisa, revisa…descubre y ponte en acción lo más pronto que puedas y te sorprenderás de lo que eres capaz de hacer y lograr.

Otra forma de decirlo es, tienes lo que te mereces, te gusta?, no te gusta?, no importa, tu lo puedes cambiar o mejorar. La decisión es tuya.

Categoría: ConcienciaDesarrollo personal

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed and get loads more!